Los inversores de conexión aislada, también llamados no conectados a la red, son un tipo de tecnología que tal y como indica el nombre, prescinde totalmente de la red eléctrica externa, siendo de forma obligatoria disponer de una batería donde se pueda almacenar toda la energía solar generada a través de los paneles. El inversor extrae la energía de la batería y convierte la corriente continua en corriente alterna para que podamos emplearla en nuestro día a día, alimentando nuestros aparatos eléctricos. Generalmente, este tipo de inversores se utilizan en zonas con poca o nula accesibilidad a la conexión eléctrica como puede ser en autocaravanas o barcos.
Los inversores para instalaciones aisladas (desconectadas) de la red eléctrica funcionan de manera muy similar a los inversores híbridos de instalaciones conectadas a red, sin embargo lo que hace especiales a estos equipos es que son capaces de generar una red eléctrica propia de acuerdo a la normativa eléctrica (230V/400V 50Hz).

Algunos de ellos tienen la particularidad de no tener incorporado el equipo de control de carga/descarga de las baterías, siendo este un equipo distinto llamado regulador.

Showing the single result