Un inversor solar híbrido tiene la misma función que un inversor de string convencional pero además de transformar la energía proveniente de los paneles para el uso doméstico gestiona la carga/descarga de energía en sistemas de baterías para su uso en momentos en que los paneles no estén produciendo. Estos inversores se configuran para maximizar la vida útil de las baterías, que son el elemento más caro de la instalación. Convierte la corriente continua en corriente alterna gestionando la producción de energía procedente del sol con las baterías y vertiendo los excedentes generados a la red. Intercala el uso de baterías con el inversor, es decir, cuando la batería tiene un nivel bajo, el inversor intercederá consumiendo energía procedente de la red eléctrica externa.
Este tipo de tecnología está diseñada para conseguir la máxima autosuficiencia del sistema y que nos permita el máximo ahorro energético posible, sin embargo tiene un precio muy superior a un sistema sin baterías.
Existen algunos inversores híbridos, conocidos como inteligentes, que son capaces de cargar las baterías con energía de la red eléctrica en momentos en que su precio sea bajo para usarla en casos de que el sistema fotovoltaico no pueda abastecer la demanda eléctrica de la vivienda.

Showing all 2 results