La energía solar térmica o energía termosolar consiste en el aprovechamiento de la energía del Sol para producir calor que puede aprovecharse para cocinar alimentos o para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico, ya sea agua caliente sanitaria, calefacción, o para producción de energía mecánica y, a partir de ella, de energía eléctrica.

La energía solar térmica se usa actualmente en hogares, pero también para el calentamiento de calefacción, piscinas y también hospitales. Entre sus principales ventajas, hay que destacar que estamos ante una fuente inagotable de energía que permite el calentamiento sin la necesidad de que intervenga ningún combustible.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.